“EL PROBLEMA HOY EN DÍA QUE OKUPEN SU CASA…..”

“EL PROBLEMA HOY EN DÍA QUE OKUPEN SU CASA…..”

Hoy en día uno de los grandes problemas que están proliferando es la “okupación” de la vivienda por extraños

Un ejemplo es esta información del períodico Deia donde  se informa la “okupación” en Muskiz de una casa y se relata

la dificultad de desalojarlos, los destrozos encontrados, robos y hasta acabar denuniciados por amenazas por los propios okupas

Nuestra empresa,  FICHET Bilbao, lider en seguridad para su hogar, ofrece toda su experiencia en cerraduras y puertas acoradas para evitar este tipo de contratiempos…

 

Tal día como ayer, pero de hace 40 años, Mari Carmen Laiseka accedía por primera vez a su vivienda del barrio de La Rabuda en Muskiz. Entonces lo hizo con la ilusión de quien con mucho esfuerzo estrenaba un hogar en el que poder crear una familia. Ayer, sin embargo, Mari Carmen volvía a cruzar el dintel de su casa visiblemente afectada y desanimada tras recuperar su preciada posesión después de que un Juzgado obligara a varios okupas a desalojarla. “Lo he perdido todo. No han dejado ni vajilla. Imagínate las joyas, la ropa, las herramientas,…. ¡ni fotografías me han dejado!”, se lamentaba Mari Carmen ante la presencia de su hermana María Jesús, propietaria de la planta baja del edificio okupado y que tampoco se ha librado del incivismo de estas personas que han convertido ambas viviendas y varios edificios auxiliares en un estercolero.

“Cuando vino la Ertzaintza a echarles, una de las okupas todavía les decía que esperaran porque estaba limpiando. ¡Hace falta tener caradura viendo cómo han dejado las casas! Parecen una cuadra sucia y destrozada”, protestaba María Jesús. Su propiedad ha resultado aún más afectada que la de su hermana, ya que al saqueo y rotura de los bienes que allí guardaba se añaden las goteras de agua procedentes del primer piso que han generado una insalubre humedad. “Y eso que, por lo que hemos podido saber, aquí ha llegado a haber cuatro niños de 0 a 4 años”, añade María Jesús.

Una por una las hermanas recorrieron con DEIA las diferentes estancias para comprobar el desaguisado del que ahora deberán reponerse y que deberá ser valorado por instancia judicial ante el requerimiento efectuado por la letrada de estas mujeres nacidas y criadas en el barrio de El Carrascal de Muskiz. “Esta misma tarde (por ayer) van a venir a tapiarme parcialmente las ventanas porque no han respetado ni las persianas”, rezongaba María Jesús. A pesar de que los daños más importantes los ha sufrido la planta baja, la afección que ha causado la ocupación ilegal ha sido demoledora para la mayor de las hermanas.

Con lo puesto No en vano, Mari Carmen que reside en una planta baja en otra zona de Muskiz, ya que su marido no puede subir los escaleras de acceso a la vivienda de La Rabuda, acudía a diario a su piso para lavar y planchar la ropa y atender un pequeño huerto, por lo que la gran mayoría de sus pertenencias estaban en la vivienda okupada. “No han dejado ni un destornillador. Ni siquiera puedo entrar en la huerta porque no han dejado herramientas. Se han llevado hasta los tres pares de botas que había comprado”, señala esta mujer, que confía en que la Justicia penalice el “atropello” que han sufrido. De momento, ella tendrá que comparecer en el Juzgado como imputada, ya que uno de lo okupas desalojados el pasado lunes la ha denunciado por amenazas.

@Deia

leave a comment